Noticias noviembre 15, 2018 0

Cristo Crucificado

Queridos amig@s,

Una nueva obra se acaba de terminar, otra obra que el señor realiza a través de mi persona aún sin merecerlo, pero por qué será que él se vale de los peores para hacer cosas grandes en este loco mundo.

Pues nada, esta pregunta me la hago a diario, pero sigo aquí en sus manos, estudiando, rezando, pensando intentando mimar y cuidar hasta el más pequeño de los detalles de esta nueva obra, sólo por dos cosas; por saciar mi fuego artístico interior en crear obras de arte que sean transmisoras de fe y sensaciones bellas en todas las personas que la contemplen, la otra que algún día le recen y le confíen sus alegrías, angustias y dificultades. Pero sobre todo para que nos lleve al verdadero cristo, vivo en el sagrario y en nuestros corazones.

Esta nueva obra de Cristo crucificado es una obra de tamaño natural 1,82 metros, representa a Cristo en el momento que se dirige a su madre y le dice: “mujer ahí tienes a tu hijo”, refiriéndose a San Juan. Aun hay vida en su mirada, dulzura y MISERICORDIA, que es la advocación que eligió la persona privada que me lo encargó hace ya dos años, un sevillano afincado en INDIANA que por avatares de la vida vuelve a Sevilla, hasta aquí puedo contar sobre el encargo de esta obra y el destino final quedara ligado a la providencia y a su persona.

La Escultura esta tallada íntegramente en madera de cedro real incluyendo la cruz arbórea. Estofado y la decoración del sudario ha sido llevado a cabo por mi buen amigo y grandioso artista Don Manuel Peña Suárez, imprimiendo en esta ocasión el estilo renacentista, con angelitos y una decoración cargada de sensibilidad y perfección como nos tiene acostumbrado; desde aquí darte las gracias nuevamente Manuel, por tu gran aportación a mi obra, nos volvemos a fundir como en el Siglo de Oro: PINTOR Y ESCULTOR.

Las policromías sí son realizadas en mi estudio por mi oficial y mi persona, ya que el color de la obra es algo muy personal. Este proceso pictórico ha sido muy laborioso y lento ya que está policromado desde el soporte del estuco con oleo, muchas veladuras desde oscuro al claro, trabajando todos la anatomía y expresión del señor, sutilmente resaltando el maltrato recibido Cristo, desde su prendimiento hasta la crucifixión, pero siempre siendo agradable y sin estropear la dulzura en su expresión y dejando ver el minucioso estudio anatómico.

Podría hablaros muchos más detalles de esta obra, el modelo del cuerpo es un amigo muy conocido en mi pueblo, apodado “el boquerón” y que por avatares de la vida se encuentra preso, pero que esta obra ha marcado su vida y la mía, él también merece ser mencionado porque su cuerpo ha sido fuente de inspiración y de estudio para este artista.

Tal vez son detalles que pasen desapercibido para muchos pero para mi todo es providencia en mi vida; yo se lo que me digo.

El magnífico reportaje fotográfico que podéis disfrutar es de mi gran amigo y artista enorme don Jorge Cabrera, nadie sabe como él, sacar los detalles más bonitos de mi obra.

Gracias a todo mi equipo de trabajo con el que puedo llegar a todos los trabajos que tenemos en marcha.

Ojalá este nuevo crucificado os suscite sensaciones preciosas, me las contéis por estos medios ya que os leo a todos con detenimiento y aprendo mucho de vosotros y si os parece bien, agradecería que lo compartáis para que la obra del Señor llegue a todos los confines de este mundo.

Pues terminó como empecé esta obra, no es mía, es obra del Señor que decidió que yo fuera sus herramientas para hacer de las suyas, que es sólo repartir amor, todo es AMOR.

Que el Señor nuestro Dios, os colme de bendiciones y nunca nos falte la alegría.

MARTÍN NIETO

Ver galería

About the author

Martín Nieto: Escultor imaginero de Morón de la Frontera (Sevilla)

0 Comments

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario